Viva Cuba Libre

Viva Cuba Libre

De Militar a Militar

¿ELECCIONES EN EL EXILIO?

"Si no tenemos balas tenemos votos"

Artículo Publicado en el Periódico El Nuevo Herald con fecha de 5 de Abril del 2006 por el Col. Orlando Rodríguez Álvarez (USA Ret.).

Estimados compatriotas, el proceso electoral del que estamos hablando y que algunas personas no están ''interpretando'' correctamente, no es para elegir a un presidente ni es para hacer un gobierno en el exilio cubano. Es para legitimar por medio del proceso democrático del voto popular mayoritario una representación de la sociedad civil cubana en el exilio, para que ésta sea reconocida, respetada y aceptada nacional e internacionalmente.

Hasta este momento después de 47 años no existe nada realmente efectivo ni dentro ni fuera de Cuba. Si alguien tiene un proyecto mejor, que no sea mandar dinero y medicinas a los que lo necesitan en Cuba, que lo exponga públicamente, que nosotros seríamos los primeros en apoyarlo, como lo hemos hecho siempre. Recuerden, como dice el refrán, que no hay peor sordo que el que no quiere oír ni peor ciego que el que no quiere ver.

Esta es la oportunidad para que los que se consideran líderes y crean que tienen la solución de la situación cubana en su poder salgan públicamente y la presenten a consideración de todos. Esa es la forma democrática que nosotros creemos que es la correcta. Estoy seguro de que ninguno de nosotros queremos que nuestras representaciones en el futuro sean impuestas; por el contrario queremos que se nos respete, se nos considere y se nos reconozca como la sociedad civil de la nación democrática cubana en exilio. Somos una nación y como tal tenemos que comportarnos para reclamar nuestros derechos, pero para hacer eso alguien con el respaldo de la mayoría tiene que hablar con autoridad real por todos nosotros.

Hermanos, si queremos que se nos respete, se nos considere y se nos reconozca, no como a una olla de grillos ni un cubo de cangrejos, sino como una nación democrática en exilio, no podemos hablar todos al mismo tiempo ni podemos hablar con carácter personal a nombre de todos si no estamos autorizados por la mayoría.

Las naciones civilizadas dirimen sus diferencias de criterio en las urnas. El que no quiera participar que se abstenga y continúe buscando su verdad propia y una solución mejor, pero nunca debe ni sentarse a esperar que lo designen de dedo los americanos o los europeos y menos a obstaculizar el ejercicio de un proceso democrático que no perjudica a nadie y por el contrario debe cooperar en cualquier forma. Se realice o no se realice este proyecto, siempre es un buen ejemplo de autodeterminación propia y de conducta cívica.

Hermano, ¿no te das cuenta de que si este proyecto se realiza exitosamente sería el mejor ejemplo de libertad y autodeterminación que podemos enviarle al pueblo cubano? Sería como el cartel detrás del home plate con el grito de Fidel, strike 3, ponchao. Piensa: si no tenemos balas tenemos votos y esto aplica en todos los terrenos del juego. Si no sale bien este ejercicio democrático, este dry run, lo único que indica es que todavía no estamos preparados para trabajar en equipo y menos para ejecutar un proyecto similar en Cuba y tendremos que seguir practicando, entrenándonos mejor y doblando nuestro esfuerzo, hasta que aprendamos.

Estamos conscientes de que este proyecto será difícil de realizar en el exilio, pero mucho más difícil será en Cuba y, si no podemos aquí, menos podremos allá. Creará muchos conflictos y no será del agrado del dueño de la casa por consideraciones políticas, ni de otros por conveniencias personales, pero la libertad del pueblo cubano está por encima de los intereses personales de todos nosotros.

Todos en la sociedad civil de la nación democrática cubana en exilio somos parte de este esfuerzo común y cada uno de nosotros tiene una función específica que cumplir de acuerdo y en proporción a nuestras capacidades y limitaciones. Las personas que se estimen más capacitadas o con más derecho que nosotros para realizar este proyecto que den un paso al frente, son bienvenidas. Lo importante es hacerlo, no quien lo haga. Cuba necesita la ayuda de todos nosotros. Intégrate en la lucha.

Por una Cuba libre, independiente, soberana, democrática y unida en el mejor interés del pueblo y la nación cubana.

 

Militar a Militar
P. O. Box 273807  Tampa, Florida 33688-3807
Fax:  813-968-7479
email:
correo@militaramilitar.com

"Oprima Aquí"